Libros que hay que leer: “Anacaona, la última princesa del Caribe" - Jordi ...


Sábado, Diciembre 1, 2018

Libros que hay que leer: “Anacaona, la última princesa del Caribe" - Jordi ...: En el mes de la novela autopublicada, os hablo hoy de “Anacaona, la última princesa del Caribe". Una novela histórica y de aventuras ...

Libros y Literatura: “Anacaona, la última princesa del Caribe"


Miércoles, Octubre 31, 2018

Libros y Literatura
Reseña publicada en LIBROS Y LITERATURA



Hace un par de años pasé mi cumpleaños en México. Unas horas de avión, una mente trastornada por el jet lag y un hotel de ensueño. Así empezaron unas de mis mejores vacaciones. Desde que era bien pequeña tenía interiorizado eso de que algún día tendría que viajar al Caribe, o eso es lo que me metió aquel famoso Curro en la cabeza. Pero no tenía ni idea de lo que me iba a encontrar en realidad. Playas de arena blanca, sí. Aguas cristalinas, también. Peces nadando a mi alrededor, por supuesto. Pero encontré algo más, algo que aquellos anuncios no prometían, algo que estaba oculto en el interior de esa postal tan típica: una cultura burbujeante, una historia absorbente y una gente excepcional. 

Me quedé con eso, con esa sorpresa que me llevé al escuchar historias sobre los mayas. Al saber cómo eran realmente antes de que los españoles llegáramos allí. Antes de que el Caribe se convirtiera en una atracción turística. 

Por eso me ha emocionado mucho encontrarme con el libro del que vengo a hablaros hoy: Anacaona, la última princesa del Caribe. Esta novela, escrita por Jordi Díez Rojas es un viaje a esa tierra mágica de la que hablo, aunque más concretamente la acción se sucede en Haití, y también es un viaje en el tiempo, ya que retrocedemos al siglo XV. 

Todo empieza cuando Fray Ramón Paner regresa a Barcelona después de haberse pasado unos cuantos años en tierras lejanas. Partió tiempo atrás junto a Cristobal Colón y trae consigo la historia que se encuentra al cruzar el charco. 

Siempre digo que no me suelen gustar demasiado las novelas históricas. No son mi estilo. Pero me encanta esa sensación de encontrarme con una que me atrapa y que hace que me sumerja en la trama, interesándome por los personajes y por la historia, queriendo saber más y haciendo que me trague mis palabras cuando digo que no me gustan las novelas de este estilo. Este libro escrito por Jordi Díez ha conseguido eso precisamente, que me quedara prendada de las aventuras de sus personajes y que a cada instante necesitara más. Creo que ha sido por una de sus protagonistas: Anacaona, que le da nombre el libro. Es un personaje fuerte, diferente, audaz, que atrapa al lector. Pero no solo ella es importante, sino que encontramos a muchos personajes que adquieren protagonismo según qué momento de la novela. Porque aquí no hallamos buenos o malos, aquí hay conquistadores y conquistados. 

Este es un tema del que podríamos hablar largo y tendido, eso del bueno y del malo. En el colegio siempre me repetían que la historia la contaban los vencedores, pero que no había que olvidar que hay una parte vencida que también tiene mucho que contar. Jordi Díez Rojas lo tiene claro y mediante la voz de los personajes nos va relatando esta historia de buenos y malos. Nos deja ver la perspectiva de cada uno, dejándoles hablar y haciendo al lector partícipe de ello. Así nos queda claro que la historia siempre implica a dos polos opuestos y que ambos tienen mucho que decir. 

En cuanto a la narración, me encuentro con una novela muy bien escrita, cuidada, detallada. Sobre todo llama la atención el lenguaje que el autor utiliza en determinados momentos que hacen que nos traslademos al pasado de inmediato. Estoy pensando en las partes en las que Fray Ramón Paner es el protagonista, ya que el estilo antiguo queda perfectamente reflejado en su discurso y eso hace que el lector viaje a épocas antiguas de inmediato. Otra de las cosas que llama la atención dentro de su narración es la descripción de los lugares. Cuando empezamos el libro nos topamos con la isla La Española, es el momento perfecto para empezar a jugar a un juego en el que las descripciones son las fichas. El autor va moviéndolas poco a poco sobre el tablero, ganando la partida al dejar al lector embobado entre vegetación exótica y mares increíbles. Ese punto de partida es importante, ya que pone en aviso al lector, que se imaginará ya en un primer momento que este libro, además de hacerle viajar al pasado, le va a hacer viajar a lugares idílicos. Una maravilla. 

Por eso, sí, me ha gustado mucho leer Anacaona, la primera princesa del Caribe. Ha sido una experiencia muy bonita esa de volver a nadar entre las aguas cristalinas que tanto me cautivaron hace un par de años. De verdad que no me canso de decir lo enamorada que estoy de aquella tierra y de lo agradecida que me quedo cada vez que un autor me regala un viaje a aquellos lugares. Aunque sea por un ratito.

Escrito por: Ana Segarra
Publicado en: Independently published, Jordi Díez Rojas, Libros de Aventuras, Libros de literatura española e hispanoamericana, Literatura histórica, Reseña

L'efecte papallona


Sábado, Octubre 27, 2018

Tot just fa dotze anys que vaig sortir de casa per aventurar-me en una història que havia de canviar la meva vida i la del meu entorn.

Fa poc més d’una dotzena d’anys que em vaig plantejar si no seria prou capaç de fer res més a la meva vida de lo que havia fet fins llavors. Va ser una crida interna ensordidora, una veu que xerrava dia i nit sense callar i que aprofitava cada forat de silenci per escridassar-me el cap i l’ànima. Cert que jo tenia llavors una vida perfecte, amb lo perfecte que pugui ser una existència. Havia tingut relacions meravelloses i estava tot just començant-ne una que ha estat la més gran, em guanyava molt bé la vida, tenia (i tinc) un grup d’amics extraordinari, ganes de viure i mil projectes, però sentia que no havia tingut el valor de provar-me la força de viure.

Recordo anar a treballar preguntant-me si allò seria lo que hauria de fer tota la vida, si és que potser jo no servia per res més, si els carrers pels que transitava eren els únics que trepitjaria en el temps que em donés la providència, i tot això es barrejava amb una amargor immensa per no tenir el valor de fer el pas. La por tremenda de perdre un estatus que havia trigat anys en aconseguir versus la seguretat de que en aquell espai no seria feliç per molt de temps.

Va contribuir, i just és de de reconèixer-ho, el valor de la meva parella, la Luz. Una noia d’origen colombià que havia fet el mateix pas anys enrere per anar a Catalunya deixant un espai de benestar a la seva terra només per provar-se les forces en una nova aventura. Ella ho va fer en condicions molt més difícils de les que jo em trobava, així una reflexió en va dur a una altre, i aquesta altre a una de nova fins que la roda es posar a girar amb una velocitat imparable. 

De fet, tan imparable va ser que com deia a l’inici d’aquesta reflexió ens va dur a deixar la nostra Catalunya estimada, empaquetar quatre coses i creuar la mar en la cerca de nous objectius.

Vam aterrar a República Dominicana amb una feina molt més senzilla de la que feia a Sabadell, a una vivenda molt pitjor de que la que teníem a casa, i amb un entorn, que no pas per no ser meravellós, era absolutament més endarrerit del que estàvem acostumats. Recordo la primera nit en plors, assegut a un llit vell  en el que haurien dormit milers d’hostes, pensant la barbaritat que havia comés, el terrible error de canviar una situació perfecte per una aventura sense cap mena de seguretat. Per fortuna, tot just uns dies després d’aquella primera nit va arribar la Luz i tot és va il·luminar, valgui el suat joc de paraules.

Amb ella, amb constància, treball, sacrifici i ganes de viure, hem aconseguit fer-nos un forat en un entorn tan difícil i sense ànima com és Punta Cana.  No és pas fàcil, no, viure a un lloc en el que la gent no arrela perquè només ve a fer diners o vacances, a un lloc a on tot és muntat pel lleure i no pas pel viure, però tot i això ens hem sabut acostumar i fer-nos a aquest paratge d’esperit de cartró pedra.

Tota aquesta reflexió ve al punt d’un missatge que ens hem creuat amb un bon amic al que fa just dotze anys que no veig (bé, fals perquè va tenir al deferència d’acostar-se a la única presentació d’un dels meus llibres que he fet a Catalunya, però tot i això fa molts anys), i en aquest missatge em deia que em seguia via xarxes socials, aquell lloc a on molts posem les nostres vergonyes com si a algú altre els hi importés una mè..., i que tot i la distància em sentia proper. 

I és cert, mai no he deixat de ser proper a casa, als amics, a les notícies, a la ràdio, a la vida catalana, a la nostra situació política i a les ànsies de llibertat de molts de nosaltres. Me n’adono que mai he viscut del tot aquí i que sempre he tingut, i tinc, mig cor a casa. Miro endarrere i veig molt de camí fet, un bon patrimoni, un sac ple de vivències i aventures com mai les hauria somiat vivint a Europa, pors, gaudi, arrugues, amor, família, guanys i pèrdues que s’ajunten en un gaspatxo emocional del que sóc incapaç de treure el vinagre del compost general. 

Evidentment no me’n penedeixo de res, potser una mica de no haver-ho fet abans perquè si m'hagués atrevit amb vint-i-llargs en lloc de amb trenta llargs, ara en tindria deu menys i hauria viscut tot amb ulls més innocents, però de cap de les maneres puc fer un sol retret a la decisió d’haver marxat i a tot lo que ha comportat per a mi i pels meus aquest canvi.

Mai no s’haurien conegut la Juana i el Josep, ni el Carlos hauria sortit de casa, ni el nostre Carlos n’hauria trobat una. No existiria l’Artur. De cap de les maneres hauríem estat pares com ho som ara, ni hauria plorat en veure un panellet, ni el meu pare hauria visitat Colòmbia, ni ma germana pujat a un avió per fer nou hores de vol. Ni el malparit del constructor ens hauria robat més de cent mil dòlars, ni els lectors haurien llegit Anacaona, ni el Nico hauria aprés a fer submarinisme. Són infinits els canvis que succeeixen quan un decideix canviar, deu ser allò que en parlava en James Gleick de l’efecte papallona, tot i que penso que l'aleteig que agita l’aire de Pequín desencadenant una tempesta a Nova York deu ser més fruit de les ales d'un pterodàctil que no pas d’un insecte minúscul.

I de fet ara, quan el silenci es fa a casa i els ulls encara no se m’han tancat de cansament, em sembla sentir de fons un rum-rum que cada cop s’assembla més al soroll de l'aleteig que es va engegar tot just fa una mica més d’una dècada, això o potser és l’aparell d’aire condicionat que fa figa..., ¿qui ho pot saber? 

Presentación: "Anacaona, la última princesa del Caribe" en LACUHE


Martes, Octubre 16, 2018




El pasado 28 de abril tuve la fortuna de poder presentar mi novela Anacaona, la última princesa del Caribe, en la segunda edición de la Feria Internacional del Libro LACUHE, en las magníficas instalaciones del Lehman College, en el distrito del Bronx de Nueva York. Este vídeo es un resumen de esa presentación.

Quiero agradecer la invitación y el excepcional trato a toda la gente que han hecho posible la realización de esta segunda edición, y muy especialmente a Dilcia Rosso por su invitación y cariño, así como a Gladys Montolío, presidenta de LACUHE, Yini Rodríguez, Lehman College, José Higuera López, Instituto de Estudios Mexicanos y Jaime Lucero, CUNY.

Entrevista Revista Contarte


Martes, Junio 19, 2018

Jordi Díez: “La ventaja de ser escritor es que mientras escribes una historia consigues formar parte de ella




Por Andrea Viveca Sanz
En un apasionante recorrido a través del tiempo, Jordi Díez se introduce en la vida de los pueblos que formaron parte del pasado y los escucha.

Su oído atento convierte en letras lo que aquella gente le susurra a través de documentos o evidencias. Un latido silencioso de quienes han transitado otros tiempos, lo convoca para narrar sus historias. Es justamente por eso que se detiene en lo cotidiano, en las vivencias invisibles de esa humanidad olvidada y les da vida.

Sus palabras definen imágenes que se convierten en fotos de esas voces perdidas en otras épocas, rescatan la historia y la recrean.

En diálogo con ContArte Cultura, el autor catalán comparte con nosotros su aventura al pasado.


—A modo de presentación ¿Qué relato elegirías para un viaje al pasado en el que fueras el protagonista?
—Hace unos años tuve la fortuna de visitar el museo egipcio del Cairo, y una de las áreas que más me sorprendió fue la zona dedicada a las esculturas de escribas, estatuas de señores vestidos apenas con un delantal, una pluma en la mano y una tabla de escriba sobre sus piernas cruzadas. Ese es el viaje que me hubiera gustado hacer, el de un señor pequeñito, imperceptible, con gafas, sentado en una esquina de la historia tomando nota de todo lo que cree ver y mezclándolo con lo que se inventa. Allí, acurrucado junto a Marco Polo en su viaje al este, Alejandro Magno en sus conquistas, sentado en una silla de cualquier calle de una urbe egipcia bajo el mandato de Akhenaton, mirando por la ventana del taller de Leonardo, detrás de Charles Duke en el lanzamiento del Apolo XI, escribir sobre el amor en el siglo XIX, describir las caras de la gente mientras escuchaban por primera vez La flauta mágica, o ver el desfile de autoridades en el entierro de Newton,… lo cierto es que acostumbro a soñar con estas cosas, a pensar en ellas cuando viajo y quizá una de las grandes ventajas de ser escritor es que mientras escribes una historia de éstas, consigues formar parte de ella.

—¿En qué momento comenzó tu aventura en el mundo de las letras?
—No recuerdo mi vida sin un libro. Desde que apenas tengo memoria de mi niñez siempre he estado con algo que leer en las manos. Cuentos, comics (que entonces se llamaban tebeos), libros ilustrados, de todo. Es algo que no puedo dejar de agradecer a mis padres y abuelos, porque no había fiesta de cumpleaños, reyes o celebración en la que no me cayeran un buen número de lecturas. Con la escritura me atreví más tarde, ya bien entrado en los treinta. A raíz de un momento muy convulso de mi vida y un viaje a Perú, me atreví con la que fue mi primera novela “seria”: La virgen del Sol. Con anterioridad había escrito cuentos, historias para engatusar a alguna novia, esas cosas, pero en el trabajo que supone escribir una novela, el tedio de su corrección, las horas de documentación, en la escritura y soledad que este trabajo necesita no me había metido de lleno hasta bien entrado en la edad adulta.

—¿Cuáles son las grandes temáticas que despiertan tu imaginación para escribir?
—Sin duda lo cotidiano de la gente. No puedo dejar de preguntarme cómo vivían nuestros antepasados, cómo resolvían sus conflictos emocionales, qué los animaba a levantarse cada día. Para mí la vida es de una complejidad infinita, no comprendo nada de ella, y como también me fascina la historia o, mejor dicho, las historias dentro de la historia, no dejo de preguntarme si esta misma situación de desconcierto la vivieron nuestros ancestros. ¿Era más feliz un cantinero en la Roma imperial que el camarero de un McDonalds? Es cierto que todo se ha escrito ya, de hecho, cuando se pusieron a ello los griegos clásicos ya nos dejaron sin temática al resto de la población humana, pero aun reconociendo esto, cada persona es una historia y me gusta imaginarlas. Cuando alguna me llama la atención más de la cuenta, intento escribirla.

—Contanos cómo es el espacio físico en el que tus palabras toman vida para convertirse en historias.
—Por las vicisitudes de nuestra propia vida nos hemos mudado de casa doce veces en estos últimos diez años, así que mi espacio ha ido cambiando continuamente. Por fortuna, o no, en estos momentos parece que esta parte se ha estabilizado y mi querida compañera me ha regalado un lugar maravilloso, un despacho de unos diez metros cuadrados en el que vivo rodeado de libros y recuerdos, y desde cuyas paredes me observan los ojos de Audrey Hepburn, la figura imponente de Caonabó y Anacaona y me muestran burlones sus cuartos traseros Rocinante y el Rucio con sus majestades Don Quijote y Sancho Panza a lomo, en busca siempre de una nueva aventura. Una ventana al jardín delantero de la casa me distrae cuando la pantalla se me hace muy pequeña, o demasiado grande, y sobre la mesa, junto al ratón y el teclado, una botella de dos litros de agua compite en altura con la computadora, de la que cuelgan dibujos hechos por nuestro hijo, y con la cantidad de material que uso para documentarme. Hojas impresas, libros, notas, papeles y papeles que se apilan a la izquierda del teclado bajo una lámpara de flexo anudada al extremo del escritorio, y en el techo un ventilador que remueve el aire caliente del Caribe.

—¿De qué manera surgen tus personajes?
—Antes de meterme en este mundo de la escritura, recuerdo que a veces escuchaba a los autores decir aquello de “mis personajes cobran vida”, o “mis personajes me hablan y me buscan”, y yo, mientras oía semejantes afirmaciones, pensaba que los autores eran tipos con un ego y una tontería que no cabía ni en una edición millonaria de sus novelas.

 Si el personaje lo creas tú, ¿cómo va a cobrar vida? Lo del ego debo reconocer que se ajusta a algunos que conozco, pero eso de la vida propia de los personajes es una realidad absoluta. Los personajes no surgen, te llaman. Es como en esas películas en las que sólo el protagonista es capaz de ver algo mientras los demás lo tratan de loco, algo así ocurre con los personajes y los autores, o con algunos de nosotros por lo menos. Después, a medida que estos personajes se perfilan en las letras, ellos mismos te explican cómo son y qué quieren hacer. La inteligencia del autor creo que se basa justamente en entender esos diálogos y trasmitirlos al papel. También creo que estos síntomas deben estar perfectamente tipificados en los manuales de medicina moderna bajo algún nombre derivado del griego o el latín.

Powered by Feed Informer